Antoni Gaudí y las curvas de Barcelona

Escrito por indusele 21-07-2015 en Personajes. Comentarios (0)

Es automático pensar en Gaudí y vislumbrar una Barcelona de formas sinuosas, de piedra monocroma y cerámica de colores, de verjas retorcidas y madera curvada; y es que todos sabemos identificar todas sus obras impregnadas de su personalidad y modernidad ya fueran edificios… o muebles.

Antoni Gaudí fue un arquitecto atípico desde sus inicios. Se cuenta que su padre estaba obsesionado por una cuidada alimentación que se basaba en una dieta naturista., por lo que sus paseos al huerto con el pequeño Antoni eran muy frecuentes. Esto, tal y como se cree, supuso una gran inspiración en la posterior obra del maestro donde se pueden distinguir un gran número de formas que imitan a la naturaleza. Aunque también es cierto que la vida atípica de este adicto al trabajo ha dado lugar a muchas leyendas en torno a su personalidad y obra. Aquí tienes un enlace para descubrir algunas curiosidades.

El azar tuvo un papel fundamental cuando el joven arquitecto recibió su primer encargo a los 31 años. Su forma de trabajar fue totalmente innovadora ya que es conocida su preferencia por la realización de maquetas en tres dimensiones dejando los planos como un mero complemento a estos estudios (según las malas lenguas debido a su poca habilidad a la hora de dibujar). De hecho fue el creador de las denominadas “funicules” o “maquetas funiculares”. Éstas consisten en un sistema de cuerdas atadas a unos pesos que colgaba del techo de su estudio. Gaudí se preocupaba de distribuir los pesos y de tejer la red cuidadosamente para obtener una forma invertida de lo que sería su proyecto final. Los planos dieron paso a los espejos y a la fotografía invertida. Hoy en día estas maquetas se siguen utilizando en arquitectura y, en su tiempo, supuso un gran avance pasando de los modelos bidimensionales a los tridimensionales.

Pese a parecer a simple vista un sistema simple, gracias a las “funicules” Gaudí pudo crear grandes edificios de formas parabólicas como la Sagrada Familia hasta tal punto de que sólo hasta hace un par de años ningún software de simulación 3D, programas que se han creado inspirados en los estudios del arquitecto catalán como este ejemplo. Esta es una muestra de toda la influencia que han tenido los avances de este genio en la arquitectura y los estudios estructurales modernos (pese a que no soy experta en la materia).

Es indudable que Gaudí cambió el skyline de la ciudad en su época… y para siempre. La propia torre Agbar se erigió basándose en la formas de su vecina, la Sagrada Familia pese a que ésta última sigue en construcción desde hace 133 años. Y es que Barcelona sin Gaudí no sería la misma…

“No hay razón para no intentar algo nuevo solo porque alguien no lo haya intentado antes.” Antoni Gaudí