Blog de indusele

Personajes

Antoni Gaudí y las curvas de Barcelona

Escrito por indusele 21-07-2015 en Personajes. Comentarios (0)

Es automático pensar en Gaudí y vislumbrar una Barcelona de formas sinuosas, de piedra monocroma y cerámica de colores, de verjas retorcidas y madera curvada; y es que todos sabemos identificar todas sus obras impregnadas de su personalidad y modernidad ya fueran edificios… o muebles.

Antoni Gaudí fue un arquitecto atípico desde sus inicios. Se cuenta que su padre estaba obsesionado por una cuidada alimentación que se basaba en una dieta naturista., por lo que sus paseos al huerto con el pequeño Antoni eran muy frecuentes. Esto, tal y como se cree, supuso una gran inspiración en la posterior obra del maestro donde se pueden distinguir un gran número de formas que imitan a la naturaleza. Aunque también es cierto que la vida atípica de este adicto al trabajo ha dado lugar a muchas leyendas en torno a su personalidad y obra. Aquí tienes un enlace para descubrir algunas curiosidades.

El azar tuvo un papel fundamental cuando el joven arquitecto recibió su primer encargo a los 31 años. Su forma de trabajar fue totalmente innovadora ya que es conocida su preferencia por la realización de maquetas en tres dimensiones dejando los planos como un mero complemento a estos estudios (según las malas lenguas debido a su poca habilidad a la hora de dibujar). De hecho fue el creador de las denominadas “funicules” o “maquetas funiculares”. Éstas consisten en un sistema de cuerdas atadas a unos pesos que colgaba del techo de su estudio. Gaudí se preocupaba de distribuir los pesos y de tejer la red cuidadosamente para obtener una forma invertida de lo que sería su proyecto final. Los planos dieron paso a los espejos y a la fotografía invertida. Hoy en día estas maquetas se siguen utilizando en arquitectura y, en su tiempo, supuso un gran avance pasando de los modelos bidimensionales a los tridimensionales.

Pese a parecer a simple vista un sistema simple, gracias a las “funicules” Gaudí pudo crear grandes edificios de formas parabólicas como la Sagrada Familia hasta tal punto de que sólo hasta hace un par de años ningún software de simulación 3D, programas que se han creado inspirados en los estudios del arquitecto catalán como este ejemplo. Esta es una muestra de toda la influencia que han tenido los avances de este genio en la arquitectura y los estudios estructurales modernos (pese a que no soy experta en la materia).

Es indudable que Gaudí cambió el skyline de la ciudad en su época… y para siempre. La propia torre Agbar se erigió basándose en la formas de su vecina, la Sagrada Familia pese a que ésta última sigue en construcción desde hace 133 años. Y es que Barcelona sin Gaudí no sería la misma…

“No hay razón para no intentar algo nuevo solo porque alguien no lo haya intentado antes.” Antoni Gaudí

De cómo un belga cambió el mundo

Escrito por indusele 01-09-2014 en Personajes. Comentarios (0)

Siguiendo un poco la estela del viaje a Bélgica, me encontraba en una tienda de artículos de segunda mano regateando por una radio vintage cuando el hombre de la tienda (un tipo muy abierto y simpático) me dijo entre risas que me llevaba una radio de baquelita como souvenir del país que vio nacer a su descubridor.


Leo Hendrick Baekeland fue un gran innovador dentro del mundo de la fotografía. Lejos de seguir la carrera de su padre y convertirse en zapatero, se matriculó en Química en la Universidad de Gante y empezó a realizar investigaciones en placas fotográficas que se desarrollaban bajo el agua. Se trasladó en 1889 a EEUU y comenzó a trabajar en una empresa de material fotográfico creando posteriormente el papel Velox. Gracias a estas investigaciones fue metiéndose poco a poco en la investigación de fenólicos intentando desarrollar resinas sintéticas hasta que en 1907 descubrió una que se podía moldear y endurecer además de emplearse como aislante eléctrico dado que aguantaba el calor y la corrosión. Había nacido el primer plástico sintético al que llamó baquelita.

Evidentemente se empleó para cámaras fotográficas pero también encontró aplicación en numerosas aplicaciones (incluso se trató de fabricar ataúdes con este material), lo que le valió a Baekeland de su Novel de Química. Por supuesto, también fue un material importante para el desarrollo de la radio y de ahí que los aficionados a los aparatos de radio vintage nos peguemos por hacernos con una de ellas.

Si os interesa conocer su historia al completo os recomiendo el siguiente vídeo:


“Qué poca gente se dará cuenta de los detalles que debieron tenerse en cuenta antes de que la baquelita fuera un éxito comercial.” Hendrick Baekeland


"El ingeniero que domó el Sol"

Escrito por indusele 04-08-2014 en Personajes. Comentarios (0)

Quisiera dedicar mi primer post de ingenieros ilustres a D. Federico Molero ya que leí su historia por casualidad en el periódico hace cosa de año y medio y me impresionó mucho. 

¿Pero quién es?

Federico Molero era el hijo de un ingeniero militar de Almería, donde nació el 11 de enero de 1908. El destino quiso que quedase huérfano a temprana edad, circunstancia que le llevó a Madrid donde vivió con su abuela. En su juventud, siguiendo la estela de su padre decidió matricularse en Ingeniería de Caminos y, posteriormente, en Ciencias Físicas ¡ahí es nada!

Batió el record al convertirse en el Ingeniero más joven de España con solo 22 años así que no le costó encontrar un trabajo como Director de Infraestructuras en el Ministerio de Obras Públicas donde realiza proyectos para duplicar el caudal de agua del Canal de Isabel II, la creación del teletrineo de Navacerrada y diversos proyectos más. Estalla la Guerra Civil Española y ocupa el cargo de Director de Fortificaciones de Madrid valiéndole un billete hacia el exilio.

Su vida en la URSS

Fue en la Unión Soviética donde se doctoró en Ciencias Físicas con su tesis “Utilización de la energía solar para la obtención de parámetros industriales”. Algún trazo de genialidad debieron de ver en él en el tema de la Energía Solar ya que desde el gobierno de Stalin le nombraron Director del Instituto de Energía Solar de la Academia de Ciencias donde diseñó unos discos parabólicos capaces de concentrar la radiación solar en un punto basándose en la celda de Silicio que había inventado Russel Ohl en 1940 con la que Stalin estaba obsesionado. Posteriormente, se centra en la zona del Cáucaso por tener muchos días de sol para construir plantas de discos solares a escala industrial y sistemas de regadío que empleaban esta Energía Solar creando también una caldera solar para la producción de vapor recalentado a partir de la energía concentrada por sus paraboloides de revolución sobre rodillos.

D. Federico Molero murió en Madrid en 1969 en una sociedad en la que apenas se conocía su trayectoria profesional. Afortunadamente, hoy rescatamos su historia como padre de los paneles solares fotovoltaicos y de los hornos solares. Si os interesa saber más de esta historia y de estas aplicaciones pinchad aquí.

“Algunas cosas se hacen tan nuestras que las olvidamos.”Antonio Porchia