La fuerza de las olas

Escrito por indusele 20-04-2015 en Energía. Comentarios (0)

    

Cuando nos piden que nombremos tipos de energías renovables inmediatamente se nos ocurren la solar o la eólica o, si estamos inspirados, la geotérmica pero siempre aparece como última idea la undimotriz. Hace unos días vi una noticia en La voz de Galicia que me alegró mucho la cual informa de la construcción de un parque de energía undimotriz en el puerto de Punta Langosteira (A Coruña) donde se van a probar distintos prototipos que permitan el desarrollo de generadores para el aprovechamiento de las olas. Si nos paramos a pensar que España tiene unos 7.905 km de costa parece lógico que se invierta en este tipo de soluciones.

¿QUÉ ES LA ENERGÍA UNDIMOTRIZ?

Todos aprendimos en el colegio que “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Por lo tanto, la energía undimotriz aprovecha la energía cinética inherente a la oscilación de las olas para convertirla en energía eléctrica. Al ser un proceso que no requiere combustión como ocurriría con la energía térmica, la convierte en una fuente de energía con 0 emisiones de CO2. También podemos pensar que ya no dependemos de si luce el sol o sopla el viento como ocurriría con la energía solar y eólica respectivamente aunque esto no es del todo cierto. Las olas se generan como consecuencia del impacto del viento sobre el agua por lo que el hecho de que esta oscilación no sea constante va a suponer el principal problema para el desarrollo de la energía undimotriz. Por otro lado, tampoco podemos predecir la fuerza de las olas con anterioridad por lo que no podemos calcular la energía que obtendremos pudiendo generar más o menos energía que la demandada. Se estima que en ciertas zonas específicas la energía cinética almacenada en el movimiento del oleaje supera los 70 MW/km2.

SISTEMAS DE GENERACIÓN DE ENERGÍA UNDIMOTRIZ

Pese a estos inconvenientes, se han desarrollado varios mecanismos para la obtención de energía undimotriz aunque cada vez están apareciendo más. Estos son algunos de los más comunes:

1.  Sistema captador atenuador o Pelamis:

Es una estructura flotante en forma de tuberías unidas por unas articulaciones hidráulicas que aprovechan su movimiento de vaivén para bombear aceite de alta presión a través de motores hidráulicos que están instalados junto a unos generadores eléctricos. Se encuentra en la superficie del agua semi sumergido anclados a través de una serie de cables y pesas al fondo marino para evitar su desplazamiento. Se pueden conectar varios dispositivos en serie aunque lo convencional es que no sobrepasen un largo de 120 m.

2.  Sistema de rebase de oleaje o Wave Dragon:

Básicamente se trata de un embalse con un canal de entrada el cual se estrecha para que la altura de las olas aumente cuando se acerquen a éste. Con esto se consigue aprovechar más fuerza en las turbinas, en este caso de tipo Kaplan, pudiendo compararlo con un sistema de una planta hidroeléctica. No tiene apenas componentes móviles por lo que apenas necesita reparaciones o mantenimiento.

3.  Columnas de agua oscilante:

Consiste en una generación en dos pasos. Al entrar la ola dentro de la columna, se fuerza al aire presente en ésta a pasar por una turbina Wells y a incrementar la presión dentro de la columna. Cuando la ola se retira, el aire tiende a ocupar el volumen que ha quedado libre por lo que vuelve a pasar por la turbina la cual tiene unas características especiales que hace que el giro siempre se produzca en la misma dirección para facilitar la generación de electricidad.

4.  The Oyster

Como su nombre indica, se trata de una máquina con forma de ostra que se ancla al fondo del mar y actúa como péndulo moviéndose de un lado a otro según la fuerza de las olas. Estas placas móviles se unen a una bomba de pistón donde se recoge la energía cinética producida para ser transformada en energía eléctrica a través de un generador o un generador unido a una turbina. Normalmente se diseña en módulos lo que permite su fácil ampliación y mantenimiento. Han sido muy empleadas en Escocia, región famosa por sus avances en sistemas de generación undimotriz.

Nada mejor para entenderlo que verlo:

           

Como veis, la energía undimotriz tiene un gran potencial. No perderemos de vista ni el proyecto de Punta Langosteira, ni el de Mutriku el cual se muestra en el vídeo anterior. Me gustaría acabar con un fragmento de uno de mis libros favoritos, el cual siempre me ha hecho reflexionar mucho sobre el poder de las olas:

“Según mi supuesto sobrino, para construir un rompeolas, determinar exactamente el lugar donde debía ser erigida aquella armazón de bloque de piedras superpuestas o unidas con mezcla, no era suficiente, ni siquiera necesario, el menor cálculo técnico. Lo indispensable era el “ojo” del práctico, especie de brujo, chamán, adivinador, a la manera del rabdomante que detecta los pozos de agua oculta bajo la superficie de la tierra (…) – como lo venía haciendo desde hacía medio siglo en la costa de Lima el viejo Arquímedes – dónde construir el rompeolas para que las aguas lo aceptaran y no le sacaran la vuelta arenándolo, socavándolo, doblegándolo por los flancos, impidiéndole cumplir su cometido de rendir al mar.”

Travesuras de la niña mala por Mario Vargas Llosa